Breve resumen de la Revolución Química

Breve resumen de la Revolución Química

La conocida como primera revolución de la química fue el período de transición entre la llamada “alquimia mística” y la química moderna,  que sucedió a lo largo de  la extensa etapa que abarca desde 1718 hasta 1869.

Esta etapa estuvo caracterizada por un más que sustancial auge en el desarrollo de teorías químicas, que sirvieron de base para las explicaciones de fenómenos que en el pasado fueron calificados de místicos.

Volver a la página principal

Inicios de un movimiento cuyo precursor fue Antoine Lavoisier

La principal figura inspiradora del movimiento que nos ocupa fue Antoine Lavoisier, aunque el acontecimiento que marcó el inicio de la revolución química fue la publicación de un artículo de Isaac Newton que asignó a los elementos químicos una serie de valores relativos.

Posteriormente, el químico Etienne Geoffrey transformó la teoría de Newton en la tabla de afinidad, circunstancia que propició que la comunidad científica llevara a cabo experimentos más certeros.

La tabla servía para el cálculo más preciso de las reacciones de los mencionados experimentos, que se tradujeron en  la apertura a diversas fórmulas y teorías desarrolladas  en todo el mundo.

Revolución Química 1

¿En qué consistió la revolución que dio lugar a “el flogisto”?

Con anterioridad a los inicios de esta movilización, la química apenas se consideraba una ciencia. Basaba en una gran diversidad de principios filosóficos, lo cierto es  que no se podía defender correctamente al carecer de bases científicas que lo permitieran.

Aparte, la que en realidad era todavía alquimia, estaba rodeada de un halo místico. La teoría general fue propuesta por Aristóteles, filósofo que definió los cuatro elementos básicos del planeta: aire, agua, fuego y tierra.

Tal teoría solo habría sido alterada por determinados alquimistas medievales, creadores de  un sistema esotérico y arcano de nomenclatura. No obstante, existió otro importante concepto químico que comenzó a destacar a comienzos del siglo XVIII y que recibió el nombre de “el flogisto”.

Desarrollado por el químico alemán Georg Ernst Stahl, el flogisto fue una teoría que aseguraba que todo componente con la capacidad de producir una reacción explosiva contenía en su interior fuego. El elemento hipotético era el aludido flogisto.

Nuevas teorías en el seno de la revolución operada en  el sector químico

El fósforo y el sulfuro fueron algunos de los elementos con los que Lavoisier empezó a experimentar. La combustión de estos elementos generaba unas reacciones químicas que no podían ser explicadas por el flogisto, de modo que el francés comenzó a dudar de la veracidad de esta teoría.

Los ensayos de Lavoisier lo llevaron al entendimiento de que el aire jugaba un papel determinante en el proceso de combustión de los elementos. El hecho de que se tomara en cuenta el aire como elemento clave en el proceso químico supuso un gran paso adelante en el mundo de la química para formular la moderna teoría de la combustión.

En 1777 fue propuesta la teoría de la combustión, excluyendo de la misma a la teoría del flogisto. Su autor fue el mismo Lavoisier y su teoría le llevó a  desarrollar el concepto de oxígeno, que sustituyó al de “aire respirable” que se venía utilizando hasta el momento.

El descubrimiento del oxígeno y la entrada en vigor de la teoría de la combustión supusieron que la revolución química se encontrara en uno de sus puntos álgidos. Fue a partir de 1783 cuando la teoría del flogisto se comenzó a desestimar.

Revolución Química 2

Asentamiento de las bases de la química moderna y sus principales autores

El referido descubrimiento del oxígeno y la relevancia de este elemento en los procesos de combustión sirvieron  para que Lavoisier pudiera sentar las bases de la química como una ciencia moderna.

El proceso de combustión posibilitó que se determinara la existencia de oxígeno en la composición del agua, en la que también se encontraba el hidrógeno, que entonces se denominaba “aire inflamable”.

En 1789 el francés  publicó un libro en el que explicaba todas sus teorías y que actualmente está considerado como uno de los primeros textos de química moderna a nivel mundial.

Este manual le valió a Lavoisier la consideración de uno de los padres de la química y primordial exponente de la revolución objeto de nuestro análisis.

Aunque a algunos científicos les costó adaptarse a los múltiples cambios, los avances logrados en la época sirvieron de influencia para miles de estudiosos.

Puede decirse que el fin  de la revolución química llegó  con la introducción de la famosa tabla periódica de los elementos a finales del siglo XIX, cuyo artífice fue el químico ruso Dimitri Mendeléyev.

Otras importantes figuras de este movimiento fueron el clérigo y científico inglés Joseph Priestley, recordado por su investigación química en torno a los componentes gaseosos del planeta y el químico británico Henry Cavendish, que elaboró con gran precisión multitud de teorías relacionadas con la composición del aire en la atmósfera, definiendo las propiedades de distintos gases presentes en el ambiente.

Las Revoluciones son acontecimientos con una gran importancia en la historia y evolución de la sociedad. Por lo que tienen un gran papel, como la química. Aunque algunas otras como la Revolución Científica, la tecnológica, de la que puedes leer este artículo, la revuelta neolítica, la genética, de la que puedes saber todo aquí, y la de los claveles, de la que puedes leer más.

Vídeo explicativo de la revolución química:

Fuentes y referencias: