Revolución Verde o la invención de la agricultura moderna

Revolución Verde o la invención de la agricultura moderna

La que también se conoce como Revolución Genética se caracterizó por ser un proceso de desarrollo y expansión tanto de semillas como de  técnicas agrarias de alta productividad,  que tuvo lugar en diversos países del Tercer Mundo bajo el impulso de un plan de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Aunque muchas voces sitúan esta reforma entre los años 1940 y 1970, lo cierto es que sus más significativas manifestaciones se iniciaron en 1963, año en que la FAO decidió promover un plan de desarrollo agrario a nivel mundial (World Plan for Agricultural Development).

Breve resumen de la Revolución Genética

Una vez dada la definición de revolución verde es necesario señalar que la misma supuso un gran esfuerzo en el incremento y en la diversificación de los rendimientos agrícolas en los países más deprimidos,  así como un paradigmático cambio en las prácticas agrícolas de multitud de zonas del mundo.

La clave estuvo en la utilización de nuevos enfoques genéticos y prácticas agrícolas que se sustentó principalmente en la mejora de tres cereales indispensables en la alimentación humana: trigo, maíz y arroz.

No en vano, el monocultivo o cultivo de una especie única en un determinado terreno durante el año completo, unido a la aplicación de grandes cantidades de agua, fertilizantes y plaguicidas permitió alcanzar producciones de dos a cinco veces superiores a las que en ese momento se venían obteniendo.

Sin embargo, y pese a que a priori pudiera parecer lo contrario, el conjunto de medidas que nos ocupa no llegó a apuntar a las verdaderas razones del hambre, motivo por el que este gravísimo problema no llegó a  ser mitigado e incluso, a veces,  el proceso fue calificado como contraproducente.

Revolución Verde 1

Objetivo de un conjunto de medidas que encabezó Norman Borlaug

No es descabellado afirmar que Norman Borlaug fue “el padre de la revolución verde” y la persona que más aportes realizó en aras de la invención de la agricultura moderna, que él pensaba que debía ser más moderna aún.

Hasta su muerte, el agrónomo continúo  defendiendo sus contribuciones positivas junto con la necesidad de seguir en la senda de los avances tecnológicos como forma de incrementar la producción alimentaria y combatir  el hambre. Para ello, no vaciló en apoyar la expansión de los tan controvertidos alimentos transgénicos, los famosos “trans”.

Desde su óptica, la revolución genética debería convertirse en el instrumento principal para ayudar a los agricultores de los países en vías de desarrollo, eliminando la notable diferencia existente entre su rendimiento y el que se obtiene en los centros experimentales.

Ahora bien, hay que partir de la base de que los avances científicos por sí solos no cuentan con la capacidad requerida para solucionar la problemática de la seguridad alimentaria en los mencionados países, que tantas muertes causa.

La población urbana que se halla expuesta a una situación de inseguridad alimentaria encuentra en el potencial de la agricultura como perfecto complemento de los básicos alimentos que se producen en las zonas rurales, un factor de elevado interés.

Revolución Verde 2

Ventajas y desventajas de un proceso destinado a paliar el hambre mundial

Hay que agradecer a las experiencias extraídas de la revolución tecnológica el hecho de que a día de hoy se disponga de conocimientos y tecnologías fácilmente adaptables a zonas nuevas, con otros cultivos, así como a la pesca y a la ganadería.

La intensificación sostenible en las zonas más fértiles no solo es de gran ayuda para mitigar la complicada situación de los agricultores más pobres sino que sirve también para la contención de los precios de los alimentos en favor de los sectores necesitados de la población urbana y de los campesinos carentes de tierras.

Casi con toda probabilidad, una mayor atención  a la generación de tecnologías y entornos idóneos para las zonas menos fértiles, en las que se concentra gran parte de la población privada del derecho a la seguridad alimentaria, esté en disposición de ofrecer mejores oportunidades para aumentar la producción alimentaria, disminuir los riesgos derivados de la degradación ambiental y, en definitiva, reducir la pobreza.

Por el contrario y aunque los beneficios arrojados  por  la mejora agrícola son indiscutibles, tampoco podemos olvidar que en su seno han surgido una serie de complicaciones.

Las dos más importantes serían los daños ambientes y la enorme cantidad de energía que se precisa emplear para llevar a cabo este tipo de agricultura. El movimiento de tractores y otras máquinas agrícolas necesita combustible, la construcción de canales, presas y  sistemas de irrigación lleva consigo un gasto energético, etc.

Además, algunos investigadores, entre los que sobresale Shiva, advierten de los riesgos que tales alimentos pueden conllevar para la salud humana, para las pequeñas explotaciones tradicionales de los campesinos de los países desfavorecidos y para la biodiversidad.

Las Revoluciones han marcado nuestra historia y no solo lo ha hecho la Revolución Genética, también la química, de la que puedes conocer todo en este artículo, la neolítica, que puedes conocerla en esta web, la científica, de la que puedes leer más, y la de los claveles, conócela en https://revolucion.online/de-los-claveles/.

La revolución verde, explicación en vídeo:

Fuentes y referencias: